Depresion


No soy una experta en el tema y sinceramente la sicologia como ciencia me aburre, no porque yo sea una experta sino (creo yo) debe ser porque lo que no entiendo me aburre. He ido a muchos expertos y ninguno me ha podido ayudar tanto como me he ayudado yo misma.

Como siempre, sólo puedo hablar de mi, que es lo único que conozco. Así que hablo de mi propia depresión y de lo mucho que me sirvió el liro de Wayne Dyer (que recomiendo hasta el cansancio) para entenderla.

Coincido que es un invento de mi ego, y no porque yo sea soberbia ni nada de eso (qué alergia que le tengo a esa palabra). La depresión es una manera que tnemos de llamar la atención. Efectivamente es una enfermedad con repercusiones químicas, que nosequé con la serotonina, que si tomas medicinas el nivel sube.. sí, es verdad, pero también es verdad que cuando estaba en el opus me desmayaba y se me bajaba el azúcar y el liberarme de la presión del proselitismo me curó, sin medicinas ni nada, era solo un grito desesperado de mi cuerpo pidiendo auxilio.

Cuando estaba en el fondo de la depresión no consentía hablar con nadie, luego fui evolucionando y empecé a conversar con un amigo que ha pasado por una experiencia dolorosa y por la depresión que esa experiencia le acarreó. La mayoria de nuestras conversaciones eran él explicándome algo y yo enojándome con él, por muchas razones, porque no me entiendes, porque no soy así como dices, porque me confundes, porque… por todo. Luego de los enojos y llantos (míos), volvía a buscarlo para seguirlo llenando de mis elucubraciones y rodeos a temas sin tema, vueltas y vueltas a asuntos que no tenian por qué enredarse, y se enredaban por las vueltas y vueltas a su alrededor que le daba. Yo me sentía sola y quería hablar con alguien y parecía que estando deprimida la gente se compadecía y me daba una mano.

¿Cómo hice para que mis niveles de serotonina lleguen a un punto en que toleren que yo disfrute de algo? Con flores de Bach. Las estuve tomando unos meses y luego decidí viajar y disfrutar de mi viaje. Lo hice y lo disfruté (vean la página de mis historias en “Una Historia Más”), pero antes de que mi serotonina vuelva a caer (o mi ego deseperado armando ruido para que alguien me mire) me quedé embarazada y tuve a mi hijo.

¿El embarazo cura la ausencia de serotonina? Yo creo que no, porque me pasé gran parte del embarazo deprimida, hasta que decidí no estarlo más, no hacerle daño a mi hijo y tomar las riendas del asunto. Me fui a clase de yoga para embarazadas y empecé a disfrutar de mi embarazo, y fui mejorando, poco a poco.

Ahora no sé si estoy curada del todo, lo que sé es que no tengo tiempo para llamar la atención de manera triste. Ya no me interesa que sientan lástima por mi, pobre pajarita herida, y corran todos a ayudarme porque estoy débil y sola y tal. Ahora no tengo tiempo para eso y cuando puedo comunicarme con un amigo o amiga es porque tengo algo que contarle o porque simplemente me da la gana y quien me habla no es porque le doy pena, sino porque me quiere. No hay nada más gratificante que saberse querida y querer sin miedos.

No sé si nunca más voy a recaer, sé que tengo el sincero propósito de desbaratar las mentiras de mi ego (ya les iré contando más del libro de Dyer) y de ser feliz, ya irán sabiendo cómo voy.

Anuncios

Cuéntanos qué piensas...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s