Mujeres que Aman Demasiado


Terminé de leer el libro, no me he sentido aludida en ninguna de las situaciones, salvo en lo que ya escribí en el artículo anterior, y casi nada más.

Es cierto también que tengo miedo a la intimidad. Pero me he entregado, así como dice el libro, desnuda de alma y cuerpo, por lo menos un segundo, el suficiente para sentirme liberada. Es cierto que no he llegado a tener el nivel de confianza que anhelo para una pareja, pero es que no he tenido tiempo, mi relación más larga ha durado dos semanas o poco menos. No puedo definir si soy o no una mujer que ama demasiado porque no he tenido tiempo de amar.

Es verdad que mientras tenía la autoestima por los suelos aceptaba cualquier hombre que venga a mi, el solo hecho de que yo le guste lo hacía “merecedor” de mi atención (pocas cosas pedía yo) y siempre estos chicos han sido gente que yo sabía que no le iban a gustar a mi mamá, lo que en buen romance quiere decir que no me gustaban a mi y no tenía intenciones de presentarlos a nadie cercano, por lo cual, una relación sin compromiso me iba bien. Y así no se puede amar, ni demasiado ni demasiado poco.

Cuando me empecé a recuperar, me fui hacia lo que me hacía sentir cómoda, hacia lo que conocía. Y sí que mi idea era que la mujer debe ser sacrificada e inmolarse por amor al marido y a los hijos. Es lo que he visto casi toda mi vida, es lo que me enseñaron en el opus, era lo más natural. Por eso cuando él no quería, yo tampoco quería, y si él regresaba yo tenía que aceptarlo, por mi hijo. Algo pasó mientras tanto, a lo mejor el tiempo que he tenido que esperar me hizo despertar, que ya no pienso así.

Pienso que cada persona es responsable de su destino y no depende de mi que el hombre que esté a mi lado sea feliz, espero de él una relación de mucho amor, compañía mutua, y compartir lo que abunda en nuestras vidas (amor, alegría, aceptación, amor al universo, a la vida, a los hijos, a todo). Igual pasa con nuestros hijos. Hay que darles las herramientas para que construyan sus propias vidas. Y claro, muchos besitos. Lo de los besitos lo tengo solucionado, lo demás, tengo miedo de no saber. Lo que he de confesar es que me alegra tener sola esa responsabilidad, el padre que la biología le dio a mi hijo no podría, no sabría y posiblemente no querría entender que los hijos no son una prolongación de nuestras vidas, sino seres individuales a los que hay que amar, y enseñar a casi todo, pero con amor. No podría aceptar a nadie en mi vida que no asuma primero el compromiso de ser padre para mi hijo, pero un padre que lo ame, lo eduque y lo respete, no un padre que grite y no tenga tiempo porque está trabajando.

A lo mejor espero demasiado, a lo mejor es mejor salir sola adelante, a lo mejor estoy lo mejor que puedo estar.

Mejor me dejo de analizar este asunto y me dedico a cosas “verdaderamente” interesantes.

Anuncios

5 comentarios en “Mujeres que Aman Demasiado”

  1. Muy bien dicho. No te debe gustar alguien porque tú le gustes, lo bueno es que te guste por sí mismo, y que te corresponda. Esto, en teoría, es muy difícil que ocurra (tanta coincidencia, que además tengamos cosas en común, y además nos podamos llevar bien, y además…), pero ya se ve que no es imposible. No es imposible, pero hay que tener la disposición necesaria, de apertura, de no examinar al otro sus intenciones continuamente, de darse, y, ay, de exponerse a que te rompan el corazón de nuevo.
    Los hombres nos asustamos, sin embargo, y si, de momento, uno se encuentra que la chica que le gusta viene “con niño incluido”, puede ser que ese hombre se eche atrás, y no la pretenda. ¡Pero es que no hay que plantear eso en las primeras citas! Primero el amor, después todo lo demás.
    He leído mucho a Emevecita, y esta Emevecita es mejor que la primera que leí. Más fuerte y libre. Más viva. Igual de guapa, supongo.

    Saludos desde el País de Nunca Jamás.

  2. yo leí ese libro en el 98 y me sirvió de mucho. Acababa de terminar una relación de ocho años bastante enfermiza y me ayudó a no volver a caer en la misma situación y a enfrentar las relaciones con más frialdad y cabeza. Aunque los casos que se muestran son algo extremos sí que es verdad que las mujeres en muchos casos tenemos una idea equivocada de lo qué es el amor, una idea absurdamente romántica que deja a un lado el mundo real

  3. TERMINE DE LEER EL LIBRO Y EMPECE CON TERAPIA PORQUE NECESITO AMARME Y NO LLORAR MAS POR EL HOMBRE QUE ESTUVO A MI LADO ESTOS ULTIMOS TRECE AÑOS . NO SE COMO SE HACE PERO QUIERO EMPEZAR POR MI HIJA Y POR MI NO TENGO FUERZAS PARA HACERLO PERO MI PEQUEÑA ME NECESITA . LA VIDA FUE DURA CONMIGO Y ESTOY CARGADA DE ODIO Y RESENTIMIENTO NO SE SI SERE FELIZ ALGUN DIA PERO ESTOY INTENTANDO CAMBIAR EL RUMBO DE MI VIDA .
    GRACIAS POR DEJARME COMPARTIR LO QUE SIENTO.

  4. Verónica, me alegra tu honestidad contigo misma, el reconocer que necesitas ayuda y que quieres tomar el rumbo de tu vida. Te aseguro que ya lo estás haciendo.

    Ese odio y resentimiento van a pasar (tiene que pasar) y trata de ocupar ese vacío con amor, a tí, a tu hija, a la vida… ámate mucho como dice el libro.

    Un fuerte abrazo y gracias

Cuéntanos qué piensas...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s