Macchu Picchu


Había subido mil veces en aviones, desde niña, cuando todos los veranos íbamos a Lima al tratamiento de mi hermano menor y yo a pasármelo lindo. Pero ese avión era diferente, no podía creer que el pasaje dijera como destino “Cuzco”. Cuando el avión aterrizó, corrí a la ventanilla para no perderme ni un segundo del paisaje andino, de la ciudad Imperial, del ombligo del mundo.

Bajamos y nos recibieron con música. A pesar de los más de 3,000 metros de altura, yo no podía dejar de saltar de felicidad. Saltaba y abrazaba a quien me había cumplido el sueño. No podía creer que un hombre me amara tanto como para recordar que yo había comentado ese deseo mío casi sin pensarlo. Y ahora estaba allí, en el aeropuerto del Cuzco, la ciudad de los Incas. Ese día me sentía más peruana que nunca, estaba feliz.

Conocimos los alrededores y nos maravillamos con las construcciones. Piedras enormes, perfectamente encajadas, como piezas de un puzzle gigante, que una sobre otra han resistido el paso de los siglos, sin necesidad de ninguna mezcla que las mantenga unidas. Obra de ingenieros, de una cultura superior.

Cultura superior que se dejó dominar por trece barbudos sobre caballos, disparando rifles. Pero no, Cuzco no hace pensar en la caida del Imperio, Cuzco hace pensar en la grandeza de nuestro pasado. En el misticismo de mi raza. En la energía que emana de cada piedra, de cada esquina.

Al entrar en los restos del Coricancha (el Templo del Sol) y ver la pulcritud y el amor con el que se labraron las piedras, lijadas, lisas, perfectas, uno no puede evitar pensar en la gran religiosidad de un pueblo que parece no haber tenido escritura, pero sí sabios ingenieros, poetas, guerreros, hombres del ande que conquistaron pueblos, culturas y destinos. Desde Colombia hasta Chile, cuatro Suyos (Tawantinsuyo), un emperador (Inka).

La historia puede decir lo que quiera. El Cuzco te recuerda que fuimos grandes, que a lo mejor podemos aprender algo más. El Cuzco te llena de positivismo, su gente sonriente, amable, políglota, te hace pensar que no estás en el Perú. Pero estás, nunca más en el Perú y nunca más peruana que en el Cuzco.

Un tour obligado es conocer la ciudad perdida de los Incas, a unas cuantas horas del Cuzco en tren. Macchupicchu se presenta para el turista con un ingreso moderno, un hotel cinco estrellas que parece ser el negocio del “descubridor” (ya se ve que el amor al arte no es un amor duradero). Luego de traspasar el umbral, se presenta el cerro Huayna Picchu, una montaña verde como un adolescente lleno de vida que te sonrie, te saluda y te recuerda cada postal recibida. Allí es donde se toman las fotos todos los turistas que lo han visitado. Tiene esa magia.

Caminar por allí es agotador, el sol es fuerte. Los guías naturales del lugar, políglotas por obligación, tienen dos versiones de la historia. Los que guían grupos en español, no hablan de la Colonia. Los turistas que hablan otros idiomas, se enteran de que el guía es un heredero directo de la raza que pobló la zona siglo tras siglo, y que estuvieron a punto de derrotar a los invasores, pero algo falló. Siguen siendo tan delicados que no quieren herir ninguna susceptibilidad, ni la de los herederos de los invasores, ni la de los que solo nos conocen como un pedacito de tierra que les perteneció.

No necesito que una página web que cobra por cada voto me diga que Macchu Picchu es una de las siete maravillas del mundo moderno. Esa página web no me dirá qué es lo que debo amar, ni me quitará la felicidad de haber cumplido mi sueño de conocer el Cuzco y la grandeza de mi pasado, que lo siento tan mío como si yo hubiera vivido en el Acllahuasi, o en Ollantaytambo o en alguna ciudadela del Valle Sagrado en las que sueño con vivir.

Para mí el nombrar solo siete de las maravillas que he visitado, es poco: El Coricancha (Templo del Sol, Cuzco), Macchu PIcchu (ciudadela inca, Cuzco), Sacsayhuaman (Fortaleza inca, Cuzco), Chan Chan (ciudad de barro, Pre Inca, Trujillo), Cumbemayo (Cajamarca), las ventanitas de Otuzco (Cajamarca). Me falta espacio para hablar de Ollantaytambo, de la Huaca Pucllana, cerca de mi casa, de las playas de Piura, y de los lugares que aún me faltan conocer: El Manú, el Amazonas, el Atlántico…

Nadie nos puede decir qué es lo que nos gusta más, ni a dónde ir con nuestra plata y nuestro tiempo. Pero si alguien lo quiere saber, yo me puedo morir feliz, porque ya estuve en el Cuzco, y nada más.

Anuncios

6 comentarios en “Macchu Picchu”

  1. Me emociona el leerte decir lo orgullosa que estás de la grandeza de tu pasado al contemplar y disfrutar del Cuzco.
    Yo cuando era más joven también me sentía orgulloso de ser español y todo lo que habían hecho mis antepasados me parecía extraordinario y glorioso.
    Con los años he aprendido que casi todo es relativo. Analizando los hechos lo más desapasionadamente posible he llegado a la conclusión de que algunas cosas no fueron tan dignas de admiración. Entre otras muchas aquello a lo que tú, gráficamente, llamas los trece barbudos. Y por ello relativizo lo del patriotismo como defensa a ultranza de los hechos “maravillosos” de la historia.
    Hablas del misticismo de tu raza, de la gran cultura y sabiduría de tu raza. Y también hablas de su Imperio. ¿Cómo crees que formaron ese Imperio?. Tú misma hablas de que conquistaron pueblos, culturas y destinos. Desde Colombia hasta Chile. ¿Esa conquista sería más misericorde que la de los trece barbudos? Me temo que no.
    Siento echarte una jarra de agua fría encima. (Además para ti en invierno). Sólo pretendo reflejar mi relativismo en lo que al patriotismo se refiere.
    Por lo demás Macchu Picchu, las pirámides de Egipto, Stonenge, Las pirámides aztecas, Grecia y el Tibet han sido casi toda mi vida un sueño (ya irrealizable) poderlas visitar y darles un beso de rodillas. No ha podido ser y ya no lo será. Me consuelo con verlas en fotos y reportajes.
    Enhorabuena por tu suerte de haber podido visitar Macchu Picchu y haberte sentido tan bien y tan felíz. Me das envicia.
    Perdón otra vez por el jarro de agua fría.
    En compensación, recibe besos cariñosos.

  2. Moisés, no ha sido una jarra de agua fría, no he dicho nada de cómo se formó el imperio ni de los muertos inocentes que hubieron en todos lados, no he hablado de la historia. Simplemente señalo lo bien que se siente uno cuando va al Cuzco. Y nada más.

    Soy feliz de ser peruana, como sería feliz si hubiera nacido en Colombia o las Antillas, o Filipinas, o donde sea. Uno debe ser feliz siempre… o al menos procurarlo.

    Un abrazo.

  3. El Perú es un estado de ánimo. El Perú no se conoce; se siente, se camina y se disfruta. Tambien se sufre y algunas veces se llega a odiar. Con ese amor-odio que solo los enamorados del amor entendemos. Una sonrisa desde la distancia y un abrazo peruano desde esta gélida ciudad.

  4. Emeve, me ha gustado mucho lo que has escrito del Machu Picchu. Desde hace ni se cuantos años siempre he querido ir y nunca he encontrado el momento o el dinero para hacer semejante viaje. Pero al contrario que Moises no pierdo la esperanza de poder hacerlo, y ese dia confio en que vendras conmigo y me contaras todas las grandezas de los Incas, y yo disfrutare viendo lo peruana que te sientes.

    Dicho esto desde el corazon, tambien me sumo totalmente a lo que dice Moises. He tenido la oportunidad de convivir con muchas personas de America Latina y salvo muy contadas excepciones he notado siempre (como para no notarlo…) un desprecio y un odio muy marcado hacia todo lo que sea español y España. Incluso desde unos modales controlados no faltan las puyitas y las indirectas. Esto lo he visto tambien entre algunos de los cientos de miles de emigrantes latinoamericanos que viven actualmente en España. Desde mi punto de vista es demencial y del todo irracional, y con frecuencia se utiliza para justificar con las acciones de terceras personas la propia desgracia en lugar de mirar para dentro y ver cada cual que responsabilidad tiene en los hehcos y las circunstancias de su vida o la de su pais. No se puede culpar a los actuales espeñoles de lo que hicieron sus compatriotas (que no sus antepasados, porque en España en 1492 habia muchisimos mas barbudos que esos trece que fueron a Peru o a donde sea de America) hace mas de 500 años. Ni siquiera se puede culpar a los españoles de lo que hacen otros españoles hoy en dia, ni de la politica exterior de su gobierno, ni etc, etc. Por lo mismo que no se puede culpar a los peruanos de lo que hizo Fujimori ni a los chilenos de lo que hizo Pinochet. Cada cual es responsable de las cosas que hace en libertad (y ya me parecen muchisimas responsabilidades…).

    Conste que no estoy insinuando que tu hagas eso, pero como sale el tema me permito decir lo que pienso.

    Eso que dices de que te sentías en el Cuzco peruana hasta la medula, mas peruana que nunca, es un sentimiento grande y hermoso que cada uno deberia sentir en algun momento de su vida. Te conecta con tus raices y con la memoria colectiva de tu pueblo. Todos los pueblos del mundo han hecho cosas grandes que deberian llenar de orgullo a los descendientes actuales. Yo me he sentido muchas veces profundamente orgullosa de ser española, aunque pienso que se distinguir entre las luces y las sombras que toda cultura lleva parejas, la mia tambien.

    Pienso que practicamnete todos los pueblos del mundo han invadido y han sido invadidos en alguna ocasion. Los españoles (que somos españoles solo desde hace 5 siglos), hemos sufrido a fenicios, cartagineses, griegos, romanos, barbaros, visigodos, arabes, franceses… No se si me dejo alguno. Toda invasion tiene una parte mala y generalmente una parte buena que tiende a ser ignorada. Los arabes dejaron en mi tierra al menos (Valencia, España) unas huellas muy profundas en la cultura y en la vida. Cada uno de los pueblos que nos invadieron dejaron su impronta, y hoy los españoles somos un poquito de todos ellos. Lo que debemos intentar es ser ese poquito bueno, no el malo.

    Me ha gustado mucho tambien eso que dices de que el Cuzco te recuerda que fuisteis grandes y que quizas podeis aprender algo mas. Yo ya sabes que vivo en un pais que no es el mio, y aqui la gente generalmente vive recordando las glorias del pasado (muchas) y leyendo previsiones de futuro, que por lo general clasifican al pais entre las grandes potencias del siglo XXI. No se dan cuenta de que las previsiones seran reales solo si ellos dan el do de pecho desde ahora hasta el tiempo de cumplirse la prevision… Y este no darse cuenta hara (estoy dispuesta a apostar sobre el tema) que no se cumplan las previsiones. Viviendo aqui a veces da la sensacion de que hay crecimiento economico por la actual cuyuntura de los mercados internacionales, no porque desde aqui se haga nada relevante para fomentar dicho crecimiento. Es decir, que hay que estar orgulloso de lo que hicieron nuestros antepasados y trabajar mucho y bien para que nuestros descendientes puedan estar un dia orgullosos de nosotros.

    Perdona que me haya alargado tanto.

    Te mando un abrazo muy grande para mi peruana favorita,
    Isabel Nath

    PD: que raro me suena eso de que se te congelen los dedos….jeje!.

  5. He creado otro blog, que parece que tiene algo más de audiencia. Te lo digo por si se apetece visitarlo.
    Algunas de las fotos están repetidas.
    En este blog las fotos las pongo reducidas para que se acoplen al formato. Lo que hace que pierdan algo de calidad.
    Pero bueno, tampoco se pierde tanto

    Besos y actualiza tu blog que ya ha pasado el miércoles.

    No te voy a decir, como contaba el poeta español José Mª Pemán que le dijo un admirador suyo, quien le pedía que escribiera una colaboración en algún programa de fiestas. Pemán le preguntó qué quería que escribiera. Y el admirador le contestó:
    -Cualquier tontería.

    Actualiza el blog, pero con cualquier maravilla de escrito que tú sabes escribir.

    Repito: besicos.

Cuéntanos qué piensas...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s