Señores Pasajeros


– Señores pasajeros, damas y caballeros, discúlpame que interrumpa tu lindo viaje y tu linda conversación, voy a cantarte una canción.

Y la despeinada niña de unos 10 años, saca de su bolsa de plástico negro un pedazo de madera redonda con muescas pequeñas y un peine. Hace la prueba rápida de sonido, y empieza la música. Apenas abre la boca para cantar. Se siente un zumbido melancólico, cansado y un poco aburrido de subir todos los días a todos los micros a cantarle a todos los señores pasajeros damas y caballeros, interrumpiendo todos los lindos viajes y todas las lindas conversaciones.

– Y para no venir con las manos vacías te ofrezco unos chocolatitos dos por cincuenta, cuatro por un sol. Por favor, no me ignores ni me rechaces.

Y efectivamente pasa por todo el bus ofreciendo los chocolates mientras te pide con voz que parece que estallará en llanto en un segundo “colabórame”. La pequeña viste un abrigo artesanal, usa el cabello largo y tiene la nariz tupidita, no por efectos de la “moda”, porque en Lima las chicas “nice” siempre hablan como si tuvieran un moco en la nariz porque la moda es ser alérgica. No, esta pequeña habla como si tuviera alergia, porque la tiene.

Fuera de la combi calientita la espera la humedad miraflorina. Caen gotas impercepibles de lluvia que no sabes por dónde llega, pero enfría y moja todo. Y se cala en los huesos, sobretodo en los huesos pequeños de una niña que a sus diez años no está jugando con sus amigos, o haciendo sus tareas, sino interrumpiendo lindos viajes y lindas conversaciones para aturdir a aturdidos limeños con una música difícil de tolerar luego de un largo día de trabajo mal pagado.

Esta pequeña se pasa los días trabajando junto con otros niños tan o más pequeños, vendiendo chocolatitos a dos por cincuenta y cuatro por un sol, para luego llegar con el producto del día a sus hogares, a entregar la ganancia a sus padres o padrastros y cuidadín con gastarse algo o con comerse uno de los deliciosos chocolates. A lo mejor sueña con un día ser madre y quedarse en casa descansando mientras sus hijos suben a las combis limeñas a ofrecer chocolates, o caramelos, o galletas.

Todo esto pasa mientras el aturdido y cansado pasajero sin ganas ni de pensar en la niñez de la vendedora, se mete la mano al bolsillo, saca cincuenta centavos, le pide dos chocolates y se los devora, sin siquiera dirigirle una mirada. Para qué, todos los días es lo mismo y todos los niños son iguales.

Anuncios

2 comentarios en “Señores Pasajeros”

  1. Emevecita, muestras una escena de la realidad de niños y niñas de todo el mundo. Pequeños que “no están jugando con sus amigos, o haciendo sus tareas”. La explotación infantil y el trabajo de los niños, parece que nadie hace nada por impedirlo. Hay una declaración de los derechos del niño, derecho a los alimentos, a la escolarización, a jugar, que en muchos sitios brilla por su ausencia. ¿Qué podemos hacer nosotros?. Sinceramente, no lo sé. ¿Es más bien responsabilidad de las autoridades? Quizás lo sea, pero, a juzgar por tantos niños y niñas que no conocen otro horizonte que el del sufrimiento y la pobreza, se diría que no les importa. Los comentarios en este blog a veces se encadenan. Si alguien es capaz de proponer algo, por favor, que lo haga. Vender chocolatinas en un autobús puede considerarse un lujo frente a otras actividades, como la prostitución, a que también muchos niños y niñas se ven forzados, sobre todo las niñas. Frente a ésta y otras injusticias, urge hacer algo. Merecerá la pena, aunque sólo sea una niña la que ya no se ve forzada a cantar “dos por cincuenta, cuatro por un sol.”

  2. He estado pensando unos días si poner mi comentario.

    Porque a la vez que tu escrito describe maravillosamente la escena, me produce tanta pena el hecho que casi tapa la belleza de la narración de la escena.¡La explotación! Y además la explotación de niños. Me imagino a mi nieto en esas circunstancias y me dan escalofríos.

    Que Dios te bendiga, emevecita. Y a tu niño.

    Besos para los dos.

Cuéntanos qué piensas...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s