Fiestas Patrias


Caminando por el parque de Miraflores, que curiosamente no lleva el nombre de ningún miraflorino ilustre (¿no pudo llamarse Ricardo Palma en lugar de Kennedy?), me golpearon la mirada cuatro banderas rojiblancas a cada lado flameando en el aire húmedo de mi querido distrito. Vaya -pensé- ya estamos en julio.

Si te pones a observar, en julio es normal ver a los transeúntes con escarapelas bicolores (rojo y blanco) en el lado izquierdo de la solapa. Yo era uno de ellos, mostrando al mundo entero lo orgullosa que me sentía de ser peruanísima y llevar ese distintivo. Y de cantar el himno y “caricias del recuerdo del ayer que el viento nos regala al resongar, veo la saya y el manto por doquier, de un abanico escucho el murmurar, la flor de esta Lima virreinal es la limeña de ingenio al hablar, de traviesa mirada, de fino corpiño y garbo al caminar”, y de ser limeña, claro está.

Las casas con banderas por mandato legal y bajo pena de multa, los más fanáticos con banderas en sus carros van por las calles quebrantando leyes de tráfico que a lo mejor ni saben que existen, pero con su bandera en la antena y su escarapela en el pecho. Viva el Perú, carajo.

Y viva el Perú carajo ahora que Macchu Picchu es una de las siete maravillas, pero no podemos recibir turistas porque los peruanísimos cuzqueños, abancainos y puneños están en huelga reclamando Dios sabe qué, y digo que lo debe de saber Dios porque los huelguistas sólo saben lo que sus dirigentes les dicen.

Dirigentes con escarapela bicolor en el lado del corazón, y bandera rojiblanca presidiendo sus casas. Ellos aman el Perú retrasando su desarrollo y manejando personas como a manadas. Cada quien es responsable de su forma de amar. Pero durante la dictadura de Fujimori su amor profundo tuvo precio, se lo pagaron y nos libramos de huelgas y bochinches ridículos y el Perú avanzó. Ese gobierno demostró al mundo y a los peruanos que nadie tiene valores y todos los amores tienen precio. Y se lo creyeron.

Este mes de julio no uso escarapela, no he comprado una bandera y no me la paso oyendo valsecitos. Este mes de julio me ha agarrado preocupada por el futuro de mi patria, por el futuro de mi hijo en este país lleno de gente dócil que sigue a un líder que no sabe ni lo que quiere. Este mes de julio me ha pillado deseando de corazón ser una de los miles de peruanos que todos los julios cantan valcesitos, usan escarapelas, comen ceviche… pero fuera del Perú, en lugares donde el que trabaja en serio puede vivir tranquilo.

Viva el Perú, carajo y feliz veintiocho a todos los peruanos.

Anuncios

6 comentarios en “Fiestas Patrias”

  1. De acuerdo completamente en lo que dices de las fiestas patrias, aunque lo del avance del perú en el gobierno de Fujimori, lo tomo como un despiste. Oye recuerdas este valsecito: … pero no me preguntes la historia de mi vida… mi vida ha comenzado cuando llegaste tu, porque antes en sus páginas hay tantos desengaños. Mentiras y fracasos en cosas del amor…. No me preguntes nunca , como empece a quererte y dejame amor mio, amarte solo así. Las cosas que he vvido son ya un sueño olvidado , hoy quiero enamorado vivir solo por tiiii. eso dale toma , asi asi jajaj. bueno un abrazo y felices fiestas patrias. Y no te hagas tanto rollo con julio tómate un pisco sour de mi parte.
    Sergio

  2. Me acuerdo, me acuerdo, los valsecitos son encantadores. Hay uno que dice “dice la gente que es tan cruel y despiadada que si estás abandonada es porque no eres gran cosa”, otro que dice “eres como un tronco seco, que aunque lo rieguen no brota, por eso negra te ruego, en mi ya no pienses más”. Y los escribo y me dan ganas de ponerme a cantar. Qué rico, ¿no?

    Por otro lado, creo que tengo derecho a decir que los líderes sindicales se vendieron a Fujimori y no le hicieron ni huelgas ni bochinches de ningún tipo, y debieron hacerlo, a ese régimen sí debieron desestabilizarlo. Que los universitarios marchábamos solos, pacíficamente y sin miedo por las calles contra esa dictadura con una Martha Chávez acusándonos de terroristas por la televisión, y los del SIN tomándonos fotos a ver si así nos asustábamos. Y no les tuvimos miedo.

    Y tengo derecho a decir (porque así lo creo) que las huelgas y las manifestaciones violentas sólo traen retraso. Que los huelguistas y marchantes de ahora son una sarta de ignorantes (¿algún maestro del SUTEP ha leido la Ley de Carrera Magisterial por la que protesta?) y que el gobierno dictatorial del asesino y delincuente de Fujimori con su socio Montesinos fue mucho mejor que el primer gobierno de Alan García (aquí ya no uso adjetivos porque yo voté por él, solamente porque la elección era o caca o pichi… o sida o cáncer… y tuve que decidir).

    A lo mejor me equivoco en mis valoraciones, que son totalmente cardiacas, y poco objetivas, son las de una ciudadana peruana que vive en el Perú, que sufre el Perú, que es casi una víctima de este Perú al que le paga impuestos. Y que quiere irse de este país, a pagarle impuestos a cualquier otro que no se los robe y que haga algo por sus ciudadanos honestos. Por eso mismo no hago carrera como analista política, jaja.

    Y no cielo, yo no tomo nada por nadie. Si me he de beber un pisco sour, una algarrobina o un cañazo, y si me he de comer un buen anticucho y deliciosos picarones será por mi, déjame disfrutarlo hasta el final, sin pensarlo y sólo por mi. Tú disfruta y vive por tí. Que seamos todos felices, nos lo merecemos… ¡carajo!

  3. Como te dije ayer: espero estar cantando desde muy lejos “Yo tambiennnnn me llamo Peruuuuuuuuuuuuuuuu” y quien sabe hasta una marinera me echo (previo pago de 100 dolares jajajajaja)

    Pero no te agobies mi querida Margarita…hay futuro en este pais….el Perú esta de moda, recuerda!!

  4. Con tu permiso emevé, quiero rendir mi pequeño homenaje a los muertos de la Cantuta.
    Ayer 18 de julio se cumplían 15 años de la matanza de ocho estudiantes y un profesor de la Universidad estatal “Enrique Guzmán” conocida como la Cantuna, al este de Lima, que fueron secuestrados y posteriormente ejecutados por un grupo de militares. ¡Qué los culpables tengan un juicio justo!
    MG

  5. MG, personalmente prefiero referir los juicios justos a Dios, porque en este mundo lo veo tan imposible. Tú sabes a qué me refiero.

    Imagínate, el otro día vi en la tele que 5 ó 6 enfermeras y médicos han contagiado a más de 400 niños de SIDA en Libia y la UE no reanudará relaciones con ese país hasta que le devuelvan a los angelitos. ¿De qué justicia podemos hablar cuando unos irresponsables enferman a nuestros niños inocentes? A mi se me llenan los ojos de lágrimas de pensar en esas criaturas, y en sus padres que con uno, dos o quinientos millones de dólares no van a recuperar a sus hijos. Ni siquiera con la vida de los culpables. El daño está hecho y no hay remedio posible que pueda llamarse “justo”.

    La única justicia verdadera con las víctimas de matanzas es devolverles lo que es suyo: sus vidas, sus hijos, sus padres, sus amores. Y eso, en este mundo es imposible.

    Bueno, como ya dije no soy experta en estos temas, y sólo digo lo que… me sale del forro.

    Un abrazo

Cuéntanos qué piensas...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s