Reacciones


He contado del libro y la película que me han hecho reaccionar. A lo mejor es la última campanada de Dios que se ha esforzado tanto en que entienda tantas cosas que parece que ahora comienzo a entender.

“El que tenga oídos, que oiga”. Me asustaba tanto esta frase del Evangelio, me parecía un poco cruel de parte del Maestro el decir que “al que tiene se le dará, y al que no tiene, incluso lo que tiene, se le quitará”. Siempre le he tenido miedo a las palabras de castigo, como si todas estuvieran dirigidas a mí. Como si yo no cumpliera con las exigencias imposibles de un Dios estricto, a pesar de mi esfuerzo.

Cuesta mucho cambiar varios años de patrones mentales. De esperar siempre lo peor, de tener miedo porque no tengo dinero en la cuenta y sí muchas deudas. De temer por el trabajo, por el desamor, por la enfermedad. Cambiarlo todo hasta sentirme la hija rica de un universo, un Dios, abundante. Es un gran trabajo.

Ahora las palabras del evangelio adquieren un nuevo sentido para mí. Al que tiene se le dará, porque el universo siempre da más de lo que se tiene, es la Ley de Atracción que yo no había entendido antes. Los estudiosos pueden decir mil cosas. Sólo yo sé lo que mi corazón siente. Sólo yo sé mi idioma y mis anhelos.

“Soñad y os quedaréis cortos” se me repetía mientras se atribuían mis sueños, mientras los invadían por sueños corporativos de expansión (ambición) de una institución a quien yo no importaba. Y sin embargo qué verdadera frase es. Sueña y te quedarás corta. Sueña tus sueños, no dejes que nadie te los dirija, que nadie te los invada. Sueña tus propios sueños, imagínalos, vívelos. Disfrútalos. La realidad será mucho mejor de lo que jamás te podrás imaginar.

Pero que sean los tuyos. Avanza a tu propio ritmo. Cambia tus pensamientos sólo si deseas cambiarlos. La vida es tuya, no se la regales a nadie, porque nadie tiene ese derecho, porque nadie tiene ese deber. Maneja tu barco, toma tus riendas. Sé feliz.

Anuncios

4 comentarios en “Reacciones”

  1. Emevecita: Aunque borrosa la imagen de la portada del blog (me refiero a las de blanco y negro)me han hecho mucha ilusión. Me recuerdan a mi nieto de hace dos años. ¡Una preciosidad!

    Respecto al post: mucho me extrañaría que fuera la última campanada de Dios. Dios, por algo es nuestro padre-madre, nos está dando campanadas continuamente. Nos lleva de la mano, aunque no lo sintamos. Y pocas veces nos tira de las orejas. Más bien nos acaricia siempre. Aunque algunas veces parecen las caricias de una mano áspera, callosa que parecen arañazos. Es que Dios es muy trabajador y muy viejo. Y tiene las manos encallecidas. Pero te aseguro que son caricias.

    Otro día me gustará contarte mi secreto para ser feliz yo. Con minúsculas. Pero feliz. Me resulta muy poco complicado. Algo, pero poco.

    Besicos para los dos

  2. Hola Emevé:
    Entré por curiosidad a tu blog y ahora es para mí como un buen libro de lectura….me identifico en algo contigo,pero debo decir que eres mucho, pero mucho más valiente que yo. También ando buscando mi propia felicidad (con minúsculas o mayúsculas), pero sé que para eso debo deshacerme de harta carga que he llevado por años, y no es fácil, tú lo sabes también….gracias por escribir, me alientas a seguir en mi lucha por cambiar ‘esquemas’ y encontrar la clave para disfrutar de la vida, al igual que tú tengo un motivo grandote para tratar de hacerlo, encontré un amor verdadero que vale la pena el esfuerzo de seguir buscando, o más bien, ‘construyendo’ la felicidad….un abrazo para tí y otro para tu niño.

  3. Muchísima gente te visita. Por algo será. Pero ¡qué pereza le da a la gente dejar constancia de su visita!

    Lo de la felicidad va resultar como en la fábula del parto de los montes, que después de ruidos ensordecedores y señales de ser un parto extraordinario, los montes parieron un ratón. Mi secreto es una oración corta y sencilla, pero todo un programa de vida.

    1º.-Vivir cada instante y sólo cada instante. Hacer un programa de vida para siempre o muy largo plazo a mí me da pavor y me parece imposible de realizar.

    2º.-Por eso mi programa es sólo por hoy. Y si hoy es muy duro, sólo por esta hora. Y si es preciso sólo por este minuto.

    3.º.-Orar muy despacio, emditándola. (Tiene más miga de lo que parece. Esta oración está salvando miles de personas en el mundo. A mí me devolvió a la vida)

    “Dios.
    Concédeme

    SERENIDAD para aceptar las cosas que no puedo cambiar.
    VALOR para cambiar aquellas que puedo y

    SABIDURÍA para distinguir la diferencia.”

    Esta oración aunque parezca una bobada a simple vista, una vez entendida,(tiene su miga, como he dicho) después de meditarla durante algún tiempo, en esos días más tormentosos, me llega a producir una paz inmensa. Y estando en paz, a vivir cada instante. a tratar de ser feliz. Los malos momentos, generalmente no me duran más de media hora. La rezan diariamente muchos miles de personas en todo el mundo.

    Besicos para los tres, para mí, para el nene y para ti.

  4. Monar, gracias por tus palabras. Si yo te parezco valiente, estoy segura que es porque ves el reflejo de tu alma en mi. No me siento valiente, al contrario, he sido bastante cobarde demasiado tiempo y ahora (aunque me da miedo) trato de salir adelante por una razón: no me gusta en lo que he convertido mi vida y quiero cambiarla a algo que me guste. Tus palabras son una alegría enorme para mí. No sé cómo agradecerte que te hayas tomado el tiempo para decirme eso. Me dejaste sin respiración un rato y le doy gracias a Dios por este “consuelo humano” (¿te suena?) que todos nos merecemos, y que se siente tan rico. Un abrazo enorme, gracias!!!!!!.

    Moisés, no tengo ni idea de por qué me visitan, a lo mejor caen por casualidad y cierran de inmediato sin leer y el contador los cuenta sin discriminar, o puede ser que ciertamente les da pereza decir algo. No controlo las mentes ajenas, lo que sí agradezco a Dios es que tú hayas llegado aquí y no te haya dado pereza escribir y que además hayas contado ese secreto que no me parece poca cosa. Y no sólo yo sino muchos más le damos gracias a Dios por las fotos que compartes en tu blog. Y ya con eso es suficiente para ser felices. Un abrazo

Cuéntanos qué piensas...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s