Mi primer Concierto


Boleto

A veces me pasa que estoy viviendo algo que no planeé, que no esperé y que sin embargo sé que estoy precisamente en donde tengo que estar en el momento en el que debo estar.

Eso me pasa cada vez más frecuentemente, mientras asumo que nada pasa por casualidad.

Nueve de noviembre, cumpleaños de mi hermano menor, mi único hermano. Mi queridísimo hermano. Decidieron darle de regalo una entrada al concierto y el sábado la iban a comprar. Yo no sabía nada. Cuando me cuenta que íbamos a comprar su entrada me emocioné. “Yo nunca en mi vida he ido a un concierto”. Le pregunté si le molestaba si yo iba. Porsupuesto que no. Y me anoté.

Esa noche soñé que ya era lunes. El martes era el concierto. Me emocionaba mucho la idea de ver artistas famosos, pero me emocionaba más (lo acepto) la idea de que estaba previsto por Dios que yo reciba ese premio de ir a un concierto porque … me lo merezco!!! Y mi único trabajo consistía en disfrutarlo.

Pasó el lunes,  decepción de no recibir la llamada que esperaba. Fue duro convencerme de que mi prosperidad está en manos de Dios y de que ya encontraré mi trabajo ideal, pero con esa lucha, me dormí casi olvidada del concierto. El martes desperté sin ganas de ir. Culpándome por atreverme a disfrutar de algo cuando ya se sabe… no tengo trabajo ni nadie me ha organizado una teletón todavía… Pero vencí.

Me volví a convencer de que siendo hija de Dios no tengo nada qué temer y si el concierto llegó así de manera imprevista, pues he de disfrutarlo así, sin esperar nada y sonriente porque es un regalo de mi padre Dios que me da porque soy buena, porque soy noble y (aunque no fuera ni lo primero ni lo segundo) porque soy su hija favorita!!!

Tomé una breve siesta, me vestí rápidamente lo más cómoda posible y partimos al Estadio Nacional. Dimos muchas vueltas porque no sabíamos por dónde se entraba. Pude ponerme de mal humor, pero no tenía sentido. Estaba en el lugar en el que tenía que estar. encontramos la fila para entrar y estábamos esperando muy felices. Mujeres a un lado, hombres al otro. Guapas Agentes de Seguridad estaban encargadas de “toquetearnos” a ver si llevábamos una bomba (me imagino) yo no llevaba ninguna, solo una bolsa con una cámara fotográfica, una bufanda y chocolates :-). La cámara estaba prohibida. Yo no lo sabía, cuando compré el ticket no dijeron nada de eso. Era mi primer concierto!! Cómo saberlo!!! La chica sabía que yo no sabía, o sabía que todas decían lo mismo. Entré con mi bolsa y mi cámara y la chica de atrás entró con una filmadora. Ya el concierto debe estar en you tube.

Estábamos en la cancha. Es inmensa la cancha de fútbol. Con razón siempre perdemos, correrse todo eso persiguiendo un balón enano debe ser el deporte más tonto del mundo. Y el más agotador!

Decía en el ticket que empezaba a las 7:30 p.m. Yo estaba desde las 5:00 dando vueltas por el Estadio Nacional. Me senté a esperar con un poco de temor. En mi país si dicen 7:30 suele ser 8:00 u 8:30 ¿A qué hora acabaría?

Siete y veinticocho. La pantalla se vuelve azul. Empieza la cuenta regresiva. No lo podía creer. Cinco. Cuatro. Tres. Dos. Uno. Gritos totales. Una voz en off dice “Bienvenidos al Concierto Voces sOlidarias. Sin más preámbulos, con ustedes: “Hombres G”. Casi me desmayo.

(continuará)

Anuncios

Cuéntanos qué piensas...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s