Es Otoño.


 

Esta mañana, mientras hacía mi recorrido rutinario, mi mente exhibía sus trucos más sucios, tratando de confundirme con las ordinarias ideas de “¿y ahora qué”, “¿cómo?”, “¿hasta cuándo?” que a menudo me hacen colapsar y caer.

 

Pero es otoño en Lima. El cielo es gris y la humedad se manifiesta con imperceptibles gotas de agua fría cayendo en mi rostro en ayunas.

 

Pero es otoño en Lima y los oficinistas caminan junto a mí, apurados, sonrientes, cobijados entre sus lanillas y polares.

 

Pero es otoño gris en Miraflores y el mar huele a frío y el cielo sabe a lluvia… y no puedo ser infeliz entre la humedad y el frío.

 

… y espero al invierno…

(¿Podré controlar este año mis ansias locas de tomar un helado a media noche en invierno?).

Anuncios

Cuéntanos qué piensas...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s