Se Aprovechan de mi Nobleza


En estos días es casi un pecado no hablar de Chespirito puesto que está en Lima. Ese genio pequeñito mexicano de nacimiento, pero propiedad de toda latinoamérica porque nos da la gana, ha sido casi casi nuestra segunda nana.

Desde muy pequeños los de mi generación, los de una anterior y varias posteriores, no nos hemos perdido las aventuras de personajes que forman parte de nuestra cultura: “El Chavo del 8”, el “Chapulín Colorado”, el “Doctor Chapatín” (así le decíamos en la U a un doctor del centro Médico), y tantos otros, como “Quico”, o la “Chimoltrufia” (¡ídola!). (Hasta mi hijo ahora cuando se enoja me dice “chusma, chusma”… y yo me quedo con la misma cara de Don Ramón grrrrrrrrr.)

Hemos hablado como idiotas frases que sólo reconocemos “entre nosotros”, los teleadictos que no nos perdíamos a Chespirito: “chanfle”,  “fue sin querer queriendo”, “es que no me tienen paciencia”, “no me simpatizas”, “es que cuando digo una cosa, digo otra, es como todo, hay cosas que ni qué… ¿tengo o no tengo razón”.

Y hemos sido parte de la vecindad, o algunos hemos nacido en Tangamandapio y siempre, pero siempre “queremos evitar la fatiga”.

Así que nos simpatice o no, Chespirito es un genio de cuya pluma han salido personajes inolvidables que forman parte de mi y de muchos, miles, millones de latinoamericanos que hemos crecido con él y con él hemos aprendido sobre “la venganza nunca es buena, mata el alma y la envenena”, o sobre lo necesario que es servir a los demás y lo grande que se puede llegar a ser en la vida de otros, a pesar de ser enano, bastante “toooooooooorpe”, mexicanazo y encima “más noble que una lechuga”.

Hoy mi homenaje a todos los héroes olvidados y menospreciados que a pesar de los pesares, significan en las vidas ajenas un alivio, una ayuda, una luz de esperanza, mi homenaje al creador de ese héore, el inmortal Chespirito (aunque esté viejo y sordo) y mi amor, y fanatismo al único e inigualable “Chapulín Colorado”.

¿A que no contaban con mi astucia? (a quien no lo conozca, se lo presento… se distingue fácil por el trajecito colorado tan elegante…:) )

En este capítulo, ayudando a “Julio” (Carlos Villagrán) a darle una serenata romántica a “Rumieta” (versión de Romeo y Julieta muy a la “Chespiriana”)

Anuncios

1 comentario en “Se Aprovechan de mi Nobleza”

Cuéntanos qué piensas...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s