Rufo…


Ya lo he contado antes.

Éramos cuatro alpinos que vivíamos en la guerra…

Así que un buen día a alguno se nos ocurrió que por qué no nos comprábamos un perro.

Financié la operación y mi madre y mi hermano fueron a buscar al nuevo integrante de la familia (en ese entonces no sabía que se dan en adopción y que uno no debería comprarlos: los 4 eramos totalmente ignorantes en asuntos perrunos).

Llegó Rufito a casa, tan pequeñito, solo un poco más grande que mi mano. Nos amamos a primera vista. Pasé a ser su madre. Si se sentía mal venía a mi, su consuelo era estar en mi regazo y el mío acariciarle las orejas.

Lo lleve al veterinario del barrio, que le trató siempre con cariño. Le compraba y/o preparaba su alimento y lo llevaba a pasear: le tenía mucho miedo a los otros perritos, el médico me decía que eso era extraño, pero nunca les perdió el miedo, parecía sentirse más cómodo con nosotros.

Luego de su primer año, Rufito empezó a ponerse mal. Parecía que le dolía la cabecita. Se pasaba el rato en mi regazo y yo sentía su cabeza muy caliente: como hirviendo. El médico sentenció: enfermedad neurólogica: había que medicarlo como a un humano o sacrificarlo.

Lo medicamos y nos gastamos la herencia de la abuela en visitar a cuanto veterinario famoso conocíamos, y todos coincidieron: si no se curaba con el tratamiento lo mejor era la inyección. Yo de sólo pensarlo me moría.

Todo iba mejor con el tratamiento, ¡qué alivio!

Y un día, de la nada, mordió a mi mamá en la cabeza. La pudo matar.

Los médicos nos dijeron que si no reconocía a un miembro de la familia la situación se volvería grave para él y para nosotros: nos gastamos una fortuna esperando a uno que nos diga que lo podía salvar. Nadie pudo.

(Se me hace un nudo en la garganta).

Lo llevamos a la mejor veterinaria de Lima y le dimos el mejor fin que el dinero pudo pagar. Lloramos mucho, los cuatro.

(este no es Rufo, pero se le parece)…

Cuando mi niño me acaricia las orejas para dormir o sólo se siente bien en mi regazo, no puedo evitar creer que mi Rufo no se quiso separar de mi y como se lo merecia, el Señor me lo mandó reencarnado en lo que siempre fue: mi hijo.

Y todo esto a raíz del post de Alfonso… y el de Thiago

Anuncios

3 comentarios en “Rufo…”

  1. uff, tenemos que sacrificar a una gata esta semana y estamos pasandolo fatal. tiene ya 16 años que ha pasado con mi familia y ya no puede ni tragar, tiene muchos dolores y no la vamos a hacer sufrir más pero… ¡qué duro! Un beso

  2. emevecita, no se en que parte de tus blogs habias mencionado a Emoto. Ahora estoy viendo los estudios que hizo sobre el agua, y me imagino que en tu Peru y otros tantos lugares tenemos muchos tesoros. Tal vez ya lo comentaste.

Cuéntanos qué piensas...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s