Cerca del Puesto de Periódicos


Cerca del puesto de periódicos mordiendo con avidez un durazno la mujer juega con su cabello largo, mojado, multicolor, juguetón, desinhibido, escandaloso, opaco, tímido y vivo.

El durazno se deja poseer suave y resignadamente regalando sus dulces jugos y alegres colores a aquella boca que nunca fue roja y sin embargo tiñe de ese color todo lo que roza, incluso a la fruta fresca que cae en sus manos y devora con avidez.

Parada con firmeza y seguridad, emanando una alegría y un optimismo que nadie ha podido derrumbar. Ni el perturbante olor a orines del piso oscuro y húmedo en donde se oculta para bañar su sexagenario cuerpo. Ni el agua fría que tuvo que recoger y cargar desde el piso inferior. Ni las burlas de los chicos de la quinta. Ni el saber que no tiene dónde reclinar la cabeza ni quién envuelva su cuerpo luego del fin.

Jugando con su cabello húmedo, lanza la semilla del durazno al piso, sonríe con su boca menos roja y saluda a quien pasa a su lado: “hola amor, ¿quieres compañía?”. Siempre alguien dice que sí…

Anuncios

Cuéntanos qué piensas...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s