Sobran los Motivos


El otro día estaba en medio de mi catarsis depresiva, en cristiano: canto canciones de Serrat y Sabina a voz en cuello y así me deshago de lo que siento…

Y le escribí al caballero que me regala sus sonrisas y a quien hago sonreir (tengo mi encanto)… y no se le ocurrió mejor idea que decirme: “escucha esta canción”…

Lo peor del amor es cuando pasa… cuando al punto final de los finales, no le quedan dos puntos suspensivos.

Claro, él que iba a saber que… lo nuestro duró, lo que duran dos peces de hielo en un whisky on the rocks…

Dijo hola y adiós,
y, el portazo, sonó
como un signo de interrogación,
sospecho que, así,
se vengaba, a través del olvido,
Cupido de mi.
No pido perdón,
¿para qué? si me va a perdonar
porque ya no le importa…

Llevo varios días ya obsesionada con esta canción. Dice el médico que es un virus, dice Dalila… que es muy sabia… que el virus pasa, pero la niña asustada que se siente sola y abandonada, va a seguir, no sé hasta cuándo…

(Puf, no se entiende nada porque hoy tengo fiebre… si no la tuviera, no estaría aquí…)

Anuncios

2 comentarios en “Sobran los Motivos”

  1. Tienes razón, no se entiende nada. Quieres decir que aquel caballero de la sonrisa solo duro lo que está durando ahora tu fiebre? o Que parte de esa catarsis es obsesionarte con las estrofas tristes de Sabina o Serrat?, Y de dónde salio el médico y su virus? y Dalila quien podrá ser?. Aaaah quizá este post es un mesaje cifrado para insultar a Mufarech por amenazar a los Blogs.
    Creo que leere algun blog de autoayuda.

    Chinasklauzz

  2. Cómo desvaría la gente, no…..?.

    Bueno, a lo nuestro…

    Respecto a esto (“Lo peor del amor es cuando pasa… cuando al punto final de los finales, no le quedan dos puntos suspensivos”), no estoy de acuerdo. Me parece que cuando hay amor de verdad ese amor queda en nosotros para siempre. Y nos enriquece.

    El orgullo herido pasa, las discusiones pasan, los malos ratos pasan… Pero el amor permanece.Y cuando pasa el tiempo nos damos cuenta de que una parte de lo bueno que hay en nosotros es consecuencia de ese amor dado, recibido, o compartido.

    De amar no hay que arrepentirse nunca, aunque el destinatario del amor no lo aprecie en lo que vale, o nos parezca “que no lo merece”. Tenemos que aprender a protegernos para no hacernos daño ni permitir que otros nos lo hagan, pero tener la capacidad de amar de verdad es un regalo por el que deberiamos estar muy agradecidos. Todos no lo tienen.

    Eres muy afortunada.

Cuéntanos qué piensas...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s