A Veces


Sentada frente al mar, con la mirada perdida, toma a sorbos el café matinal casi hirviendo, bendita manía de tomar el café caliente, ¡se te va a quemar la boca un día! le gritaba su madre cuando chica, nunca me quemé la boca mamá, qué falta me haces para gritarme, para decirme que no tome café caliente, para reñirme por haber tomado malas decisiones, para recordarme que las novelas sólo van en los libros.

Por ratos sonríe perdida en sus pensamientos, en su infancia, en su adolescencia, cuando pensaba que los príncipes azules en caballos blancos buscan princesas desvalidas y no mujeres profesionales seguras de sí mismas e independientes y tuvo que decidirse por una de ellas. Pierde nuevamente el pensamiento al mirar morir la última ola.

Qué maravilla es quedarse así, con la mente en blanco, mirando una ola.

A veces, cuando uno escribe un relato no sabe muy bien lo que su personaje quiere decir, a veces, cuando uno ejecuta esa orden interna de sentarse seriamente un momento y dejar fluir las palabras que agolpan el cerebro casi martillándolo para que describa una imagen que, -como un fantasma que quiere volver a la vida- presiona e insiste en convertirse en palabras, no sabe muy bien cómo acabará la historia, no sabe si está verdaderamente escuchando lo que ese personaje quiere decir, pero es extraño, porque hoy, esta mujer madura, sentada mirando el mar, con una taza de café caliente y sonrisa invisible, me dice exactamente lo que pasa por su cabeza, lo que siente y lo que añora.

A veces las mamás tenían razón cuando hablaban de café… sonríe quemándose la boca.

En su casa frente al mar, con la vida resuelta, reconocimiento, prestigio, amantes ocasionales que la mantienen fresca y segura, algunas mañanas, tomando café caliente, se encuentra pensativa, extraña, ligeramente irritada, con la sensación de haber tomado una mala decisión, con la sensación que lo más inteligente hubiera sido hacerse la damisela en peligro, esperar un príncipe azul y conformarse con él.

A veces el mar te regala reflexiones que nunca podrás compartir… sin quemarte la boca…

Anuncios

Cuéntanos qué piensas...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s