Mirando la tele


Prendo la televisión a la medianoche y me pongo a buscar una película, que sea de miedo, como me gustan.

Pasa un canal, pasa otro.

¡¡Queda!!

Qué peli más buena, con esa cara de mujer, esos ojos verdes como su piel, y esa mirada de infinidad.

¿Cómo que qué es una mirada de infinidad? Pues esas miradas que se quedan así como colgadas directamente conectadas con el infinito… ¡por Dios!, no tiene pupilas, si es todo verde… ¿y qué lleva en la mano?

¡¡¡Qué buena película!!!

Lo han pensado todo, claro, una mujer vestida así vivió (fijo) hace unos doscientos años, más menos… y allí habían sables: la tipa lleva un sable.

 ¡¡¡¡Qué bien hecha!!!!!!!!! (¿Será cine nacional?)

Bueno, no tan bien hecha, lleva mirando 5 minutos y sigue mirando… sigue mirando

… se acerca…

¡Mierda! ¡Yo no tengo televisor!

(piiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii*)

(*) Dícese del sonido que suponemos hace la mente cuando se cuelga… como los teléfonos, claro, sino de dónde lo sacaron: al sonido, digo.

Moraleja del cuento: El que inventó los celulares, había sido cortado por un sable… (¡?)

Anuncios

Cuéntanos qué piensas...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s