Una mañana en el Aeropuerto…


(Capítulo 8 de Algunas Gentes).

Hay que tener buena suerte. Llegar el único día soleado del otoño limeño. Y yo vestida como esquimal.

Así empezó su diálogo mental la temerosa Ana Beatriz Domínguez.  Con esto se distraía del terror que sentía de verse sola. Vestida completamente de marrón. Con una mano en una maleta más grande que ella y la otra aferrándose a tu ticket de vuelo. No lo soltó ni un segundo, a pesar de haber llegado ya a destino.

Salió hacia la calle y decidió retornar. Quiso conocer el aeropuerto, porque quizá tardaría un poco en volverlo a ver. Quiso memorizarse los vuelos, y los repetía mentalmente. Destino Rio de Janeiro, operador TAM, vuelo 456, Delayed… Retrasado. ¿Qué podría sentir la gente a la que una pantallita le avisaba que el vuelo estaba retrasado?

Pensó en la cara de tonta que tendría mirando esa pantalla. Luego se fijó en la gente. Todos pendientes de la dichosa pantalla. Risas nerviosas. Llamadas telefónicas “mamá, ya aterrizó, lo voy a esperar a la salida”. Más nervios. Todos pendientes de alguien que llega o de alguien que se va.

Se sintió sola. La despedida en su calurosa tierra había sido difícil. Mamá lloraba, papá le decía que estaba muy orgulloso de su hija menor. La tía Fabiola le revisaba una y otra vez el itinerario y le daba los últimos consejos: “ya sabes, no tomes taxi, cruza el puente peatonal y toma la S que te va a dejar  a dos cuadras del hotel, ¿llevas el mapa?

Sí lo llevaba, pero no pensaba mirarlo, lo que pensaba hacer era algo que la tía Faby desaconsejaba a todo el que vaya a la capital. Ella, Ana, estaba decidiendo sola, la primera de muchas decisiones a ser tomadas en una ciudad ajena. Decidía sola y si algo pasaba, no tenía a quién acudir. Esa era la magia de ese instante: no tenía a quién acudir. Eligió un taxi de la compañía que brinda servicio desde el aeropuerto. Quiso llegar con estilo (y deseaba que eso le quite el susto).

Llevaba a mano el número de su amiga Fernanda, compañera de aventuras en el barrio. Cuando Fernanda salió de allí se juraron amistad eterna y casi habían cumplido. Siguieron llamándose, escribiéndose y queriéndose. Pero a Ana no le gustaba el marido de su amiga, y para evitarse molestias le avisó que llegaba a un hotel y que la llamaría cuando esté instalada, o si pasaba algo.

Estaba asustada, pero tenía un contrato bajo el brazo y una fecha límite: en dos semanas empezaba a trabajar en Lima. De las tres propuestas que recibió al acabar el máster, esta era la más lejana de casa, y la más cerca de Juan.

¿Habré venido por él?

No quiso seguir pensando. Tomó el periódico que le ofreció el taxista y empezó a buscar un departamento cerca de su nuevo trabajo.

Si me empiezo a ocupar en cosas, se me pasará el susto más pronto…

Anuncios

5 comentarios en “Una mañana en el Aeropuerto…”

  1. Que bien describes esa emoción de cuando uno echa a volar por primera vez, las ánsias por valerse uno por si mismo y tomar las decisiones ¡por fin! en solitario.
    Menos mal que el tiempo nos demuestra que no hace falta estar solo para decidir por uno mismo.

  2. Dolega qué gusto enorme tenerte por aquí, gracias por comentar. El tiempo nos da una sabiduría que antes no pdíamos ni imaginar. Pero hay que entender a quienes aún no tienen ese tiempo.

  3. Marga, un bonito relato que trasmite los sentimientos del que emprendre el vuelo en solitario, de una manera muy real.
    Has captado mi atención miemtras lo leia, y hasta he disfrutado de su libertad.

  4. Maripaz, gracias por pasarte por aquí. Tus palabras me animan mucho a seguir escribiendo.
    Toro Salvaje, es un honor que te pasees por aquí y que comentes, y ya ni se diga que te guste lo que escribí.
    Ambos me alegraron mucho hoy.
    Ambos son grandes escritores.

Cuéntanos qué piensas...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s